Fandom

Wiki MangaFree

Super Nuclear Activity ~Meka~/Película 1/3

< Super Nuclear Activity ~Meka~ | Película 1

929páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

Tercera parte


Una prueba bastó para saber que Martín estaba pensativo. Más de lo normal. Tenía las mejillas hinchadas de aire, y estaba todo rojo, y babeando con cara de...

— Qué tanto miras boludo.

Manuel se sobresaltó, dándose la vuelta y enterrando su cabeza entre sus hombros.

— ¿Y qué carajo voy a estar mirando, po'? ¿Qué te creí?

Manuel miró hacia una esquina de la habitación.

— No sé.

Era un momento incómodo. Estaban en la cocina ayudando a Antonio a poner las cosas en su sitio y a limpiar, pero se habían cansado y estaban sentados en la mesa de hierro.

La lluvia seguía haciendo su musiquita contra los cristales. No hacía viento ni nada.

Martín trasteaba con aparetos eléctricos que salían de debajo del fregadero. Cada dos por tres recibía una descarga eléctrica, pero no la sentía.

Tocó sin querer uno de los fusibles y... ¡bum!

La luz ya no se prende.

Manuel gritó.

— ¿Martín? ¡Qué hiciste, ostie!

Se escuchó una explosión.

— ¡Mierda!



Escuchar mientras (adelanten un poco la música porque la introducción es un poco larga, más o menos al 1:05)

Se volvió a encender la luz, y Manuel ya no estaba. Buscó por todo el liceo, buscando al castaño, pero no estaba por ninguna parte.

No había nadie. Ni Migue, ni María, ni Sebas, ni Dani...

¿Qué carajo...?

Miró por la ventana, y aún estaba la... ¡niebla verde!

Corrió hacia su cuarto, allí había un holograma de Arthur, verde, como siempre.

— Me voy a vengar.

El holograma comenzó a tener dificultades de transmisión y se esfumó.

Martín estaba sudando, y vio cómo la niebla se colaba por debajo de su puerta. Intentó abrirla, pero no podía. La forzó con todas sus fuerzas, y seguía en las mismas condiciones. Saltó por la ventana, cayendo en el árbol. Igual, allí había niebla. Olía como un pedo, pero daba igual. Martín se equipó bien, y corrió hacia abajo del árbol.

— ¡Puta! ¡Qué asco!

Enormes charcos de ácido sulfúrico cubrían el suelo.

Allí, el colegio parecía estar sobre las nubes. Lo estaba. Estaba volando y rodeado de un halo verde. En una pequeña porción de tierra, estaba Arthur con Manuel en los brazos, desmayado. Tenía varias manchas de color celeste en la cara, y el estómago de Manuel estaba completamente abierto. Martín casi vomitaba.

— Conseguí el símbolo del Poder Absoluto del Hielo —dijo, satisfecho—. Ahora, se desatarán tormentas heladas sin ningún control, de esta manera, vuestro colegio ha sido levantado por un iceberg kilométrico debido a la muerte de Manuel. Espero que disfrutes esto tanto como yo.

— ¡Tú querías a Manuel! —gritó Martín, con lágrimas en los ojos— ¡¡¡HIJO DE TU PUTA MADRE!!!

Martín portó el bazooka, ajustando la fuerza y la precisión: máxima. Nivel de Plutonio: máximo, 500%.

El rubio era consciente del arma del trasandino, y le había hecho una foto antes de que se marchase [1], de esta manera, podía estudiar su funcionamiento y sus puntos débiles... así que le bastó con hacer caer una gota de aua encima del bazooka, y este reventó, tirando al argentino al suelo.

— No quiero usar mis poderes...

— ¡No quieres porque sabes que no puedes controlarlos: sacaste un puto cero! —advirtió a lo lejos el inglés, sonriendo pérfidamente y cruel.

— ...

Martín se miró las manos. Se quitó uno de los guantes.

Había un símbolo muy extraño. Alzó esa misma mano y apuntó hacia Arthur... ¡pero ya no estaba!

¿Dónde se metió?

Martín miró alrededor suya, y no había ni rastro. La niebla había desaparecido, y cuando se fue a dar la vuelta, se encontró el cadáver de Manuel.


(Ir bajando el volumen lentamente hasta que se apague y comenzar a leer:)
— No...

Martín se arrodilló frente a su amigo.


Escuchar mientras
Comenzó a llorar, dejando caer sus lágrimas en el pecho del castaño. Tocó su mano, ya inerte, y la apretó fuerte, entrelazando los dedos.

No.

Martín apoyó la frente en su pecho, poniendo su mano izquierda al otro lado del cuerpo si vida. Enterró su rostro, deseando morir e ir con su amigo.

Se apartó, mirando el cadáver de arriba a abajo. Aunque estuviese ahí, lo sentía lejos...

Acarició su cara, preguntándose qué le hizo morir.

El estómago tenía marcas de mordiscos humanos... ¿Arthur se había comido a Manuel?

No, ¿pero y si es un monstruo con apariencia de hombre?

Tengo el símbolo del Control Absoluto del Hielo.


Escuchar
Martín echo atrás al cadáver.

Decidió ignorarlo.

¡Tenía que salvar a todos los demás!

Pero...

El rubio volvió a acercarse al cadáver y le dio un beso en la frente.

Igual, si no tengo éxito, me voy con vos.


Manuel estaba rodeado de niebla negra, y por mucho que corriese sólo se escuchaba lo que estaba ocurriendo en el exterior.

Igual, si no tengo éxito, me voy con vos.

Sonrió y se cruzó de piernas, sentándose.

Confió en tí


Era como telepatía. Martín había recibido una frase de Manuel. Había desviado la vista un segundo de su cara, volvió a mirarle y en esta había una sonrisa dibujada.

¡Descuida!

Martín frunció el ceño, sonriendo y remangándose.

Se miró las manos y guardó los guantes en el bolsillo.

— Yo puedo, yo puedo, yo puedo...

Martín corrió para cojer carrerilla. Saltó.

Bajo sus pies, crecieron plataformas de hielo.

Qué tal una ayudita

Pudo escuchar, miró hacia atrás y alzó el dedo pulgar.

Andando con equilibrio por las pequeñas plataformas, iba llegando poco a poco al trozo de tierra flotante en el que se encontraba el portal verde.

— ¡¡ADIÓS!!

Gritó hacia atrás, y pudo distinguir una figura azul que se levantaba del suelo.

Era Manuel.

Le... ¿estaba saludando?

— ¡Si estás bien, vení, boludo!

Manuel andó por las plataformas.

— Weón gay.

Martín enrojeció completamente al ver que el chileno se dio cuenta del beso, pero da igual. Si se lo toma a gracia, mejor que mejor.

Manuel agarró la Mano de Martín.

— Adelante que se me caen las tripas.

— Ostia, es verdad, ¿cómo que estás vivo?

— ... pregúntaselo a mi lusus.

De la capucha de Manuel, salió un zorrito blanco de ojos gris plata.

— Hola, Honey me habló mucho de tí —dijo el pequeño lusus.

— ¿Quién es Honey?

— Yo —dijo el chileno, resignado—. De pequeño solían llamarme Miel, pero este zorro quiso darle un tono pijo...

— ¡Cállate o te quito la vida!

— Sorry...

El lusus volvió a esconderse, y desde allí dentro gritó:

— Yo seré como vuestro guía. Estáis a punto de entrar a Gehenna, tierra de demonios. Yo sé dónde se encuentra la guarida de Gehenna de Arthur.

Los dos chicos asintieron con la cabeza y saltaron. Martín, dio uno de sus "masculinos" gritos y Manuel siemplemente musitaba "¡Houawouah!".

Cayeron en el suelo, de culo.

— ¡Cuidado, por poco me muerdo la lengua! —dijo el zorro desde la capucha, ganándose una mirada asesina por parte de su "hijo".

Martín se quitó todas las piedras y el polvo que tenía por encima.

— Adelante.

Notas Editar

  1. Véase el capítulo 12

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar