Fandom

Wiki MangaFree

Super Nuclear Activity ~Meka~/Película 1/1

< Super Nuclear Activity ~Meka~ | Película 1

929páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios7 Compartir

Primera parte


Manuel se puso sus calcetines de algodón 100% (al menos eso decía el tipo que se los vendió) y las zapatillas.

Estaba lloviendo a cántaros, y tenía que ir al cuarto de Martín para tranquilizarle. Recordemos que Martín le tiene miedo a la lluvia.

Al ir a su cuarto, se encontró a María, apoyada en el alféizar de la ventana y dejando caer minúsculas gotas sobre su nariz.

Manuel levantó una ceja y se le acercó.

— ¿Qué onda? —preguntó.

— Las plantas necesitamos agua —nada sorprendida por su intervención, María se dio la vuelta, sonriente y se apartó el pelo de la cara—. Pero si nos echan demasiada, morimos. Si nos cuidan y nos conservan, solemos ser muy bellas...

— Sí, sí —Manuel estaba bebiendo un zumo de naranja, y hacía gestos con la mano irónicos—. Tú seguí así que vai bien.

— ¿Debería perdonarte por tu inconveniente sarcasmo? —dijo ella, poniéndose una mano en la cintura.

— No creo, maraca culiá.

Y así, dio media vuelta y se fue con las manos en los bolsillos.

Otro encuentro; pero esta vez con Catalina, la chica de la cafetería.

— ¡Hola! —dijo ella, sonriente y ajustándose la bandita que le sujetaba el pelo del flequillo— Soy Catalina, encantada.

Catalina le tendió la mano, pensando en dar un apretón de recién conocidos. A Manuel le pareció amable y buena persona. Pero no hay que fiarse de las apariencias... Aunque sonrió.

— Sorry, no me va eso de las manos... —dijo, sonrojándose un poco— Igual, encantado.

Catalina bajó la mano y sonrió.

— Aparenta usted muy lindo —rió ella, mostrando todos sus dientes al sonreír—. ¿Sabe dónde está el cuarto de Martín Fernan...?

— Ahora mismo iba hacia allí, si quieres vamos —dijo Manuel, haciéndole señas.

Ambos iban caminando por el pasillo, y Manuel se tropezó sin querer y se dio con la cabeza en la pared.

— ¡Puta mierda de pared culiá! —gruñó, frotándose la frente y suspirando.

— ¡Ja, ja! —Catalina se reía con la mano puesta en la boca— ¿Te hiciste daño? ¿Te ayudo?

— No, no importa.

Y todo el camino fue silecioso, hasta llegar a la habitación de Martín.

— Esta es —dijo el castaño, tocando en la puerta y gritando lo siguiente— ¡¡Martín, abre maraco!!

Una mano temblorosa abrió la puerta, y detrás, el rubio con una manta echada por encima. Era de Bob Esponja, lo que provocó la risa pillina de Catalina.

— Puta madre —decía Martín, estornudando—, mirá que creí que este año no llovería así...

— Si te parece nos quedamos secos por un año —bromeó el chileno, pasando al cuarto sin permiso, como siempre.

— Eh boludo quién te ha dicho que entrés —dijo el trasandino, dándose la vuelta y absorbiendo un moco—... aunque da igual.

Catalina sacó del bolsillo un tarrito.

— Esto es lo que tienes que tomarte, Tincho —le decía con cariño Catalina, acariciándole la cabeza—. Te vas a sentir mejor, ya verás.

Manuel miraba fijamente a Catalina.

— Martín se cuida solo —replicó, sonrojándose y bajando la mirada.

Como las luces estaban apagadas (a Martín le gusta apagarlas cuando hay lluvia, bajo la excusa de "se me fue la luz, tengo miedo" para que Manuel venga y está con él), no se notaba mucho el sonrojo, pero Martín sonrió al verle de reojo.

— Martín a veces necesita medicinas para curarse —dijo el trasandino, hablando en tercera persona y dándole un tono aniñado a su voz.

— Aweonao.

Catalina se despidió, y se quedaron los dos solos en el cuarto.

— Me cago entero boludo ahh —decía el rubio, apretándose con las mantas e inclinándose junto a Manuel.

— No me toquí.

— Uy por su madre, qué delicado está hoy el nene —perfiló el sarcasmo, ignorando los reproches del chileno para pegarse más a él, causando cierta incomodidad en el castaño.

— Ya, chucha —suspiró, mientras una gota de sudor le caía por el lado derecho de la cara, junto a la oreja.

— Oh mierda, lo olvidé, sorry —Martín se despegó al recordar que Manuel podía derretirse en su cuarto.

— No, tranqui, ya puedo controlar la Piel de Hielo —advirtió el otro, rascándose la nuca.

Momento incómodo.

Manuel jugueteaba con sus propios dedos, buscando algo que decir, pero fue interrumpido por la "molesta" voz del argentino.

— ¿Qué pensás hacer?

— ¿Hacer qué, loco? —el castaño frunció el ceño, mirando con curiosidad al rubio.

— No sé, ¿gustás de alguien?

Manuel se sonrojó, negando con la cabeza.

— Ni ahora ni nunca, no pienso sufrir como muchos hicieron...

— Venga ya, seguro que te gusta alguien, alguien de tu infancia... o algo, supongo...

— Para ya, me pones nervioso.

— Vos a mí también, qué te crees.

Otra vez silencio.

Manuel miraba por la ventana, todas las gotas caer y estrellarse contra el cristal...

— Cantaría algo pero no sé qué

— No te preocupes, ya está lloviendo. Si cantai es pa na.

Martín captó la indirecta altiro. Frunció el ceño y le dio un codazo.

Así se pasaron toda la tarde, insultándose entre sí y matándose a molestias.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar