Fandom

Wiki MangaFree

Super Nuclear Activity ~Meka~/Cap 18

< Super Nuclear Activity ~Meka~

929páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios7 Compartir

Capítulo 18: Mordeduras


Martín odió todo por unos segundos. Actuó rápido: abrió los ojos, le agarró de los pelos a la sirena y con un chuchillo, le quitó la cabeza. Las otras sirenas observaban aterrorizadas.

El rubio agarró de las caderas a Javiera y subió a la superficie, haciéndole señas a Sebas, que sacó sus alas y les llevó a una velocidad increíble a todos al instituto. Era un momento terrorífico.

Martín arrastró a la chilena a la biblioteca, donde agarró un libro de artes Aria, y lo abrió por la sección de Sirenas. Así, pronunció varios versos, y salió algo gris oscuro del cuello de Javiera.


La chilena abrió los ojos lentamente.

— Urgh...

— Ya despertaste —Martín estaba a un lado de la camilla en la que se encontraba.

El cuello de Javiera estaba totalmente vendado, y la parte derecha estaba mojada por su sangre. Tenía un paño húmedo en la frente, y llevaba un vestido de telas blancas sencillo, que le quedaba grande. Unos cordones juntaban la parte del escote, y las mangas eran más largas de la cuenta.

— ¿Qué chucha? ¿Qué mierda ocurrió?

— Shh —Martín arropó más a la morena, que se había levantado en plan masivo—. Descansa y no preguntes.

Javiera entrecerró los ojos.

— Sólo cuenta y me callo.

— ...

Martín gesticuló con las manos lo que había ocurrido, y aunque la chilena no entendía muy bien, asintió con la cabeza y se puso de costado.

— Es suficiente.

Hubo un momento de silencio notablemente incómodo. Martín jugaba con sus dedos, y Javiera trataba de dormirse o de que le tragase la tierra.

— Por cierto... —cortó Martín—, ¿por qué moriste?

— Fue Julio.

— No está viniendo a clases...

— Estará violando minas, déjale.

— Sí, pero ¿qué pasó para que te lanzase por allí?

Javiera se quedó en blanco, no sabía qué decir exactamente.


Escuchar
— En verdad —dijo—, me estuvo preguntando si estaba enamorado de ti.

— ¿Y le dijistes...?

— Que no, que era imposible que fueses gay. ¿A que no?

— ...

— ¿Martín...?

— Soy BIsexual, no HOMOsexual.

— Oh no, no puede ser —Javiera se levantó y se puso de pie en la cama, echándose contra la pared.

— Sí lo es, es posible y lo soy, es una verdad, una realidad. Túmbate y así estaremos todos contentos.

— ¿Pero por qué?

— Me gustabas. Heh, ¿quién lo iba a pensar...? Igual, me gustABAS, pretérito imperfecto simple del verbo gustar...

— Tú mismo lo has dicho: los verbos imperfectos son las acciones que indican que la acción se comenzó hace tiempo y que podrían estar aún realizándose.

— Pues entonces me gustaste...

— No.

Javiera agarró del cuello de la camisa a Martín y lo estrelló contra la pared. Miró seriamente hacia sus ojos, pegando su frente con la del rubio.

— Quiero que me digas la verdad, nomá'.

— Y-yo ya te la he dicho...

— No la has dicho, y lo sabes. Dila.

— ¿Qué te voy a decir? ¿Que sos hermosa y re linda? ¿Que me vuelves loco y te deseo hasta el punto de matar a cualquiera?

— ¿Es eso verdad?

— ¿Tal vez sí?

— ¿O tal vez no?

— ¿Me la suda si lo es o no, aún es muy pronto para saberlo?

— Pronto sería que ahora mismo me entrara en periodo.

— ¿Vas a apartarte?

— No.

Javiera se acercó más y más.

— Javi, aún tenés genética de sirena por el mordisco —dijo el rubio, aguantándose la cabeza con la mano derecha.

— Me importa una mierda —la chilena de mordió un dedo al argento, que exclamó.

— ¡Ouch! —movió el dedo, diciendo repetidas veces "Tsk, tsk, tsk"— ¡Eso dolió, para ya!

— Tengo sue...

Y Javiera cayó en el regazo de Martín, dormida. El rubio pensó en causas por la que las sirenas le hubiesen retirado la insomnia que normalmente tenía, pero no encontraba un 10% de posibilidades.

La agarró de los hombros y la arropó bien, sonriendo.

— Dulces sueños.


— ¡¡¡PUTA HOSTIA DE MI MADRE!!!

Martín acudió corriendo al cuarto de Javiera. No podía creer lo que estaba viendo. Al momento entró Pedro corriendo por la puerta y se echó las manos a la cabeza.

— ¡¿Tincho, no dijiste que ese verso chingado le quitaría todo el rollo ese a Javi?!

— ¡¡Yo qué mierda sabía de Aria!!

— ¿Pero qué me ocurre?

— Tsk.

Martín agarró la cara de la chilena por la barbilla, y la giró lentamente, dejando al descubierto una capa fina de escamas a flor de piel.

— Son unas putas —Martín frunció el ceño, y tocó las escamas.

— Ahhh~ —un frío recorrió por la morena, que se retorció de las cosquillas.

— Supongo que habrá que consultar a mi padre...

— ¿Tito Antonio sabe de esto? Quiero decir, ¿artes Aria? —preguntó el mexicano.

— Es Paladín, debe de haber luchado contra todo tipo de demonios. Javi, voy a llevarte en brazos.

— Eso es vergonzoso —Javiera negó con la cabeza y se cruzó de brazos.

— Es por si te vuelven a salir escamas —explicó Pedro.

— ... está bien...

Martín llevó a Javiera en brazos, y corrió hacia la oficina del máximo cargo junto con Pedro, que llevaba el libraco ese tan grande que Martín usó, de manera que se pudiese corregir por si tenía algún fallo. La chilena tenía miedo a caerse, así que iba agarrada a Martín como si de un koala se tratase.

— Me dijiste que me invitarías a helado si me dejaba llevar —dijo Javiera, refregando su cara contra el pecho de Martín, gruñendo.

— Los Martines nunca olvidan.

— ¿Eres un elefante?

— Es un decir.

Así, llegaron frente a la puerta. Una puerta amplia y alta, de color marrón claro, con una ventanilla, cubierta por rejas y un gran cartel que ponía "OFICINA DE DIRECCIÓN".

— Acá estamos.

Martín dejó en el suelo a la chilena, que se quejaba porque le dolían los pies. Antonio abrió la puerta como un loco, estampándosela en los morros al pobre Pedro.

— ¡¡Mart--!! Ah, hijo, iba a llamarte.

— No, si ya se ve —respondió el rubio, echándole un ojo a Pedro, que caía lentamente, con el morro aún pegado en aquella puerta.

— ¡Guau! —exclamó el mayor— No sabía que tenías otra novia.

Martín hizo un facepalm enoooorme.

— No es mi novia, es Manuel.

— ¿Cómo osa...? —Javiera se ruborizó exageradamente, señalando al progenitor del argento y poniendo el dedo en el pecho de éste.

— Perdón, perdón, ha sido un malentendido —dijo el mayor, sonriendo, sudando y temblando ante el genio de la chica—. Bueno, me tendréis que explicar qué le ocurrió a Manuel para que se convierta en mujer... en una hermosa y bella chica, no estás mal forma-

Y Martin carraspeó, interrumpiendo lo último que iba a decir su vergonzoso y humillante padre.


[...]

— Bonita historia, expulsé a Julio el otro día —dijo el moreno, entrelazando sus dedos encima del escritorio.

— Un médico... —gemía Pedro, aún en el suelo, sobre la alfombra (es que no tenía silla).

— ¿Y por qué querías llamarme?

— Era por una traducción que me pareció curiosa, quería decirte que podías darte un descanso. Entre tú y Pedro habéis traducido un buen trecho, podéis dejar el resto para el fin de curso que viene. Gracias.

— ¡¿A las traducciones que hace su hijo son geniales?! —decía Javiera, dando saltitos en la silla y provocando la sonrisa y el leve sonrojo del rubio, que se rascó la nuca y tragó saliva.

El español asintió con la cabeza, sonriendo y mirando al argento.

— Y bueno, ¿qué queríais preguntarme sobre las sirenas?


[...]

— Gracias por el antídoto, esto no lo hay ni en la farmacia de acá al lado —dijo Martín, sorprendido por el extraño brebaje que su padre le tendió en los morros.

— No hay de qué, mi enanito —dijo el español, despeinando un poco al rubio, que estaba avergonzado por la aniñada actitud de su padre frente a él, un adolescente maduro y formadito sin necesidad de la ayuda o los mimos de un progenitor.

— ¿A qué esperamos? —dijo Javiera.

— A que venga una ambulancia... —musitó Pedro, que se arrastraba por el suelo con los brazos para poder caminar.

Capítulo siguiente >

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar