Fandom

Wiki MangaFree

Relato ~ (Sin título) Historia para el concurso

929páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios5 Compartir

Simplemente publico esto por si alguien lo lee y me puede dar su opinión, lo voy a presentar a un concurso al que me han acercado

Rubén Monzón andaba cabizbajo, con las manos en los bolsillos y la mirada perdida. En silencio escuchaba el ruido del tumulto, la música, las diversiones en general de estas fiestas coloridas y alegres que son los Carnavales. Caminaba por el Paseo de las Estatuas, enfrascado en sus pensamientos, siendo observado por siglos de grandiosidad y lujos a través de ojos vacíos, mármol liso que confería a las estatuas un aire siniestro, como restándoles la poca humanidad que a los monarcas allí representados les quedaba tras ser idealizados por un escultor bien pagado que seguía las directrices de alguno de los reyes españoles que querían mejorar la imagen de los bisabuelos de sus bisabuelos. Rubén estaba excesivamente estresado con su trabajo, tanto que había aprovechado la excusa de los Carnavales para tomarse casi una semana libre, colgar la placa y el uniforme durante unos días y relajarse.

Pero ese tipo de comportamiento no estaba en su personalidad, y seguía dándole vueltas al caso que tenía entre manos, aún cuando se dirigía a disfrutar del colorido y el revuelo de los desfiles. El aire festivo en realidad le resbalaba, siempre había sido una persona más bien cerrada y no disfrutaba mucho de las celebraciones en general. Sin embargo, tras cuatro días encerrado en su apartamento necesitaba tomar el aire y hacer algo, aunque lo detestase.

Tras casi diez minutos de avanzar con su paso lento y pesado, logró ponerse detrás de un hombre muy ancho de hombros que sostenía a un niño en sus brazos y hablaba con una mujer bastante más baja que él, probablemente su esposa. Intentó pasar delante de ellos, en un afán de ver algo de lo que llevaba pasando toda la tarde por aquellas calles, y entonces lo vio: un hombre inquieto, algo delgado, con el pelo lacio cayéndole de forma igual a ambos lados de la cabeza. Pensó que era una coincidencia y que no debía de preocuparse y lo dejó estar.

El espectáculo de luz y sonido era muy interesante, más de lo que se había podido imaginar; este año le habían dado una grata sorpresa. Personas enmascaradas y emplumadas subidas en carros luminosos que brillaban en la noche temprana de febrero llamaban la atención de la gente desde alturas que a más de uno le habrían provocado pavor.

Ensimismado con el espectáculo, no se percató de quién pasaba velozmente por su lado, haciendo que su chaqueta temblase con el movimiento. Se giró para lanzar un improperio, irritado sin motivo, cuando vio al hombre de nuevo. Ambos tuvieron suficiente tiempo para reconocerse mutuamente, y ambos reaccionaron rápidamente: el hombre corrió hacia una calle con abundantes árboles a los lados y sin iluminación alguna, donde suelen abundar carteristas y demás rateros por las noches para intentar llevarse algo de algún turista japonés o alemán despistado. Rubén se giró y le siguió a un buen paso, sabiendo que recibiría un ascenso como mínimo si atrapaba al agresor en sus días libres. Aquel hombre había atacado sin razón aparente a dos paseantes, y tras identificarle, se pudo comprobar que tenía antecedentes policiales y un ingreso en un psiquiátrico por repetidos episodios de esquizofrenia.

Rubén sabía que era un sujeto peligroso, pero aún estando de vacaciones siempre iba armado y preparado para todo. Atraparle entrañaba el mismo riesgo estando de servicio que de vacaciones, así que se decidió. Cuando se alejó suficientemente de la multitud empezó a correr tras el sujeto, siempre teniéndole en el límite de su campo de visión, hasta que en un cruce de caminos le dio esquinazo. Pretendió encontrarle por uno al azar, y acertó de la peor manera posible: sintió el contacto gélido de un filo en la base de su espalda y un movimiento brusco que hizo que cayese hacia adelante, no sin antes recibir otros dos golpes, que ya empezaban a perder su frialdad al mismo ritmo al que sus terminaciones nerviosas se apagaban.

El hombre misterioso dejó caer su cuchillo y se guardó los guantes en el bolsillo, observando el cuerpo sin vida del agente Rubén Monzón en el suelo del Parque del Retiro.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar